El aire es la mezcla de distintos gases, partículas sólidas, humedad (vapor de agua) y otros contaminantes, dependiendo de la región. El compresor aspira aire atmosférico, lo comprime, aumentando la concentración de esta mezcla y luego lo introduce dentro de la red.